miércoles, 16 de marzo de 2022

Malos tiempos para la lírica

 

Ya lo decía Golpes Bajos allá por el 83, son “malos tiempos para la lírica” y en todos los aspectos. Después de una pandemia, llega una guerra, así que la cosa no mejora.

 Entre medio de todo esto, la peña en general ya ni atiende a razones o piensas como yo o…. polarización lo llaman y así con todo.

Menos mal que la piedra permanece, silenciosa nos observa.



Las fisuras son pequeños remansos aislados de paz y gracias a un buen amigo, incansable buscador de estos pequeños tesoros hemos podido disfruta hace poco de una colección perdida de estas joyas. Fisuras cortas de puño, bloques fisurados y tranquilidad. Cacharrería mediana y grande para aquellas que lo necesitaban. Entre medio discusiones, conversación, y algún vuelo todo hay que decirlo, eso sí con la satisfacción de no haber perdido la maña colocando cacharros, porque el resto si que se ha perdido ¡será la edad!

La fuerza es importante, pero la maña o para decirlo más fino la técnica también es vital y de eso estuvimos practicando y aprendiendo esperando hacerlo un poco mejor la próxima vez.

De escalada mejor ni hablar, discusiones absurdas por internet, maltrato a la roca, egoísmos varios, negocio, selfies, en eso se esta transformando el asunto, así que lo único es esperar a que todo ello sea pasajero sino, nos espera un futuro negro.

Como siempre hay que dar gracias a los amigos que con su incasable motivación animan y alientan a estar siempre cerca de la fisura. 

Ella no perdona y tampoco miente. Si no estas para presentarle sus respetos, te escupirá de la pared hasta la próxima vez.





No es cuestión de grado, sino de respeto...






No hay comentarios: