domingo, 18 de octubre de 2009

Ruta: Desde Rte. Casa Carlos (Circuito). ANAGA

DURACIÓN: 3h +- de pateo real, es decir sin contar el tiempo de descanso.
DIFICULTAD: Media
RECORRIDO: Circular
Nota: para ver las fotos ampliadas pulsa sobre ellas.
El punto de partida en esta ocasión será desde el Rte. Casa Carlos (ctra. gral hacia Taganana) por su lateral derecho donde comienza el sendero que se dirige hacia Taborno, pero nosotros nos desviaremos antes de llegar a ese pueblesito.

Empezaremos en descenso adentrándonos en esa preciada laurisilva donde todo te huele diferente y el verde te ofrece su abanico de tonalidades. A los pocos minutos encontraremos la primera intersección hacia la derecha por la que deberemos volver. Seguimos aprovechando la sombra de este monte y de su claro sendero que poco a poco se va abriendo para enseñarnos a ambos laterales los valles de Las Carboneras a la izquierda y a nuestra derecha el de Afúr.
A los 35' aproximadamente de nuestra partida hallamos la bifurcación con dirección a Taborno o Afúr, elegiremos esta última. Seguiremos bajando por una pendiente algo más pronunciada hasta un conjunto de casas que por su construcción desentonan en el paisaje, aquí acaba una pista ya asfaltada que viene de Taborno (foto 5). A los veinte minutos de haber pasado por este caserío volvemos a encontrarnos un nuevo cruce, (foto 6) señalándonos el camino por el que venimos y el que continúa a Afúr, pero nosotros cogeremos la senda de la derecha que se dirige hacia el Barranco de Guardaz (flecha amarilla), no indicado en el cartel.

Ahora ya, le damos la espalda al pintoresco pueblo de Afúr y hacemos un alto en el camino a la sombra de los árboles que nos proporciona el barranco para echarnos un tente-en-pié y seguir bebiendo agua ya que el sol nos acompañaba con todo su esplendor y apretaba de lo lindo.
Nos ponemos en marcha para afrontar la vuelta que se muestra en empinada constante, pero que por suerte la mayoría de su recorrido se hace a la sombra y la pendiente se hace más llevadera cuando el paisaje te aviva los sentidos y se disfruta del follaje que te envuelve y el aire se cuela por los pulmones permitiéndonos saborear La Naturaleza.

A nuestra llegada al punto de partida, queda refrescarnos y calmar la sed, reírnos de unos cachetes colorados, el suspirar de otros, de un intento de limonada y proponer la siguiente para continuar conociendo la isla.

Tortuga.

1 comentario:

tortuga dijo...

Las tortugas son lentas, pero caminan, de paso firme y reflexivo, aunque su concha se vea de colores.