miércoles, 13 de enero de 2010

Tecnología punta

Las tortugas en su afán de innovación y uso de nuevos materiales y dispositivos, siempre quieren estar a la última en cuanto a equipamiento de montaña. Es por ello que han adquirido lo último, bueno casi, casi, en calentamiento de café en ambiente alpino.

Horno compacto y ligero de fácil transporte. Su montaje es extremadamente sencillo y su utilidad, si tienes paciencia, esta fuera de toda duda.

Se presenta en una pequeña caja con detalladas instrucciones de montaje. Se doblan unas pestañitas por aquí, otras por allá y listo.

Su potencia de fuego viene dada por unas piedras a las que se les aplica llama hasta que pillen lumbre, éstas se colocan en el interior del dispositivo (evidentemente) y ya tenemos listo el hornillo portátil listo para su uso.

Ventajas pues ligereza, facilidad, etc

Inconvenientes tarde unos 13 minutos en calentar una garrita de café ( algo menos creo, yo perdí la paciencia al poco).

Ideal para las noches de vivaqueo, donde un cafecito caliente ayuda y entretiene al estómago y a la cabeza.

Sólo apto para cordadas con un alto nivel de paciencia.

Una inmensa pared se levanta a nuestro pies, la noche acecha agazapada detrás de la luna. Tímidas estrellas marcan el camino de un futuro incierto.

La mente solitaria divaga entre reuniones futuras y fisureros pasados que tal vez haya que volver a colocar mientras una tenue llama calienta lentamente el confort de nuestros estómagos.

- ¡Ya esta el café!

- ¿Pero eso está encendido o es de ese color?

- Vale, vale. Subo monto los dos primeros largos y me avisas si el café esta caliente.

- ¿Y las chuletas las vas a hacer con eso también?

- Porque yo papas arrugadas, la verdad no lo veo ¡eh!.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Fe fe no Ta e café

Anónimo dijo...

hizo: pos_pos

Fende Testas dijo...

Yo usé varias veces esos hornillos, antes de tener uno de gas que pesara poco, y alguna vez de maniobras (cuando había que hacer la mili).

Y la verdad, para lo que pesan no están mal. Aunque para hervir o derretir nieve no valen, para calentar una lata de fabada, si, de sobra.

tortuga dijo...

Ops, gracias por la nota, básicamente para eso lo queremos, sólo para tomar algo caliente.

Historias de montaña dijo...

Qué hay Tortuga:

Como el Sr Fende Testas, conocí este artilugio en la mili allá por el 92 cuando se hacía con lanza vamos ;)

Luego se lo he visto lleva a algún compañero en la montaña y cuando la cosa está húmeda no funciona muy bien (e dedir que no enciende si se moja) y olvidate si hace bastante viento ya que se apaga.

No obstante es mejor que comerse la fabada/albondigas/etc fría, como me ha tocado alguna vez que hubo confusión en quien tenía que llevar el hornillo y lo del mechero no es solución ;)

Salu2