martes, 10 de agosto de 2010

La leyenda cuenta… parte 2.

DSC00448 Tres largos por encima.

Les quedaban un bonito diedro, algún pasito apretón y la travesía. Así que el grupo comenzó de nuevo a ascender. Objetivo la cumbre “más o menos” Después de solventar el primer largo, todos han quedado en la última repisa para atacar el yuyu del patio juntos y así poco a poco van subiendo las cordadas.

Sorprende el desparpajo de Sara en estos largos imbuida por los consejos e indicaciones que el Sherpa le va ofreciendo a cada metro del camino.DSC00450

Una vez en la repisa, es Miguelón el encargado de comenzar la faena. Impresionado por la belleza que ante él se presenta no puede por más que perderse un poco en la línea.

- ¿Le comentastes que había una chapa al final?

- ¿Una chapa, si? No jodas, de eso no me acuerdo.

Gracias al buen hacer de este espigado hombre de montaña consigue no sin dar algún rodeo llegar a la reu para asegurar a sus compañeros los cuales van preparando el largo para que nuestra escaladora pueda superarlo sin dificultad.

DSC00452

DSC00458

DSC00476

DSC00461

Sorprende su risa cristalina y como supera el largo disfrutando cada momento. El mar bajo sus gatos le da alas para continuar hacia el Sherpa que la asegura con esmero. La tortuga detrás, cerrando la cordada ve estupefacta el arrojo de esta muchacha y siente como suyo su propio disfrute.

Cumbreeeeee!!!!.DSCN2675

DSC00477

DSC00478 Dos pequeños rápeles después y un pateo los llevan hasta el coche sana y salva. La cintura molida, pero la cabeza llena de fotografías, de sensaciones. El proyecto se ha cumplido. Ahora sólo quedan las risas del bar.

Sara, Pasa-Pasa, es una gran escaladora, empeño, ilusión, constancia y sonrisa, eso es ella.

3 comentarios:

Sara Cerdeña Rodríguez dijo...

Reconozco que llegué a pie de vía con un poco de "cagate". Pensé: "Madre mía lo que hay que trepar. Menos mal que esta gentucilla son unos máquinas y siempre están pendientes de una, porque si no..."

Mi Pasa-Pasa como siempre ayudándome en cada pasito y sufriendo alguna que otra patada jejeje.
Mi Ricardillo dispuesto a ayudarme en cualquier rapel en el que el arnes se ponga puñetero.
Mi Jaimillo animándome siempre y enseñándome lo que es una babaresa (¡¡¡tómalo, me acordé del nombre!!!).
Mi Miguelón siempre haciendo uso de su caballerosidad cediendome su mano para no dejarme caer.

Qué bonito es ir conociendo el mundo de la escalada con ustedes. Da gusto oirlos hablar sobre cuál es la mejor manera de hacer el siguiente largo o sobre cuál es el material adecuado para cada tramo de la vía. Qué bueno ha sido ver cómo se animan y se sienten orgullosos entre ustedes por hacer un largo de la manera más elegante que puede hacerse.

En fin, es una gozada y un lujo escalar con ustedes. Yo con este pedazo de equipo voy a escalar lo que sea... Bueno, lo que sea, lo que sea...pues tampoco, pero ganas no faltan.

¡¡¡Aupaaaaaaaa!!!

tortuga dijo...

bueno pues prepararemos la siguiente haber donde te embarcamos señorita. jejej

Historias de montaña dijo...

Ya la tenéis enganchada, está claro ;)
Como mola escalar sobre el mar!

Salu2