martes, 2 de noviembre de 2010

Asedio a la Torre Negra

Nuevamente, las tortugas levantan sus Yelmos hacia la Torre Negra, se acercan sigilosos para no ser detectados y comienzan su ascensión, esta vez el gigante aliado del viento y del frío nos recibe con embelecos de sol que tardamos un largo en descubrir.

Armados con nuestras armas de batalla asediamos sin cuartel el inmenso diedro que ante nosotros se levanta, en nuestro pergamino de batalla no esta clara la estrategia a seguir, así que nos guiamos por el instinto de luchador que toda tortuga guarda en su interior, aunque esta vez la batalla fue dispar. Diezmados por el frío y rectificando estrategia llegamos al cuarto largo, prácticamente sin armas en nuestras manos, así que hubo que cambiar de táctica. En vez de cacharros para asegurar hubo que emplear esta vez coraje para arañar metros a la curtida piel del Torreón.

Al fin la victoria nos vuelve a sonreír, esta vez teñida de negro, pero como todos los caballeros andantes amenazamos con volver.

Torre negra

Como viene siendo habitual últimamente las Tortugas en formación Komando atacan el Figueroa, esta vez la vía elegida es el “Diedro Alberto Alom” con un grado aproximado de V+ eso sí, como dice Javier, grado alpino, lo cual difiere un poco del grado normal. Aquí, como en toda buena escalada se mezclan antiguas pitonisas, alguna chapa, frío, viento, intuición, lajas sueltas para atemperar el pulso y pasión por la escalada.

La cordada de los “González” atacan por la izquierda del diedro en una vía complicada donde se conjuga la imaginación con el buen hacer de los señores de los Realejos.

Narciso Figueroa le dijo a César Tejedor que la Torre Negra de las Cañadas no podía ser escalada. Tejedor "aceptó el reto" y la escaló por detrás. Esto debió ser entre 1963 y 1967. Tejedor escaló por el collado entre el Figueroa y la pared de las Cañadas. Este itinerario es el utilizado para destrepar el roque, aunque ahora hay colocada una reu para rapelar. Bautizó el roque como Torreón Figueroa. Los dos eran miembros del Grupo Montañero de Tenerife y socios fundadores. Tejedor falleció en 1968 en un accidente en el Corredor de la Isla en la cara Norte del Teide.

La primera ruta de entidad del roque la abrieron Marcelino Baez y Alberto Alom a principios de los 70. Actualmente es la Normal del roque.

        Fuente: Javier Martín  Carvajal, Alberto Alom.

La escalada en esta zona aún contando con croquis, es fina, fina siguiendo un poco la intuición y evitando embarques no deseados. Debido a la escasez de cacharros grandes se montaron algunos largos cortos para poder recopilar material y atacar tramos largos de fisura ancha, aunque en algunas secciones hubo que subir rodando cacharros un par de buenos metros.

DSCN2941

DSCN2946

DSCN2949

DSCN2948

DSCN2954

En el primer largo encontramos algún clavo antiguo y al final una chapa reluciente donde montamos reunión. El segundo largo sale un pelín a la izquierda para luego volver al cauce normal, esto si no tienes muchos cacharros grandes. Luego montamos un “sagumerio" que en lenguaje tortuga es una reu por encima de la reu oficial. Esto se hace al darte cuenta del marrón que te queda por arriba y que los únicos tres cacharros que tienes para asegurar los has dejado abajo.

DSCN2957

Arrancamos por el diedro rodando cacharros para intentar hacer el largo con un mínimo de seguridad. Aquí el frio apretaba y los pies ya no sabían que eran pies, los dedos dormían incluso cuando se les maltrataba.

DSCN2962

Este largo nos dejaba a unos metros de la cumbre donde los González hacía poco habían llegado montando reu, pasamano y cuerda, conscientes de que la noche se nos echaba encima y el frío azotaba en mayúsculas.

DSCN2965

Se bordea ligeramente la cumbre hasta llegar al rápel, se baja, se trepa un poco y listos para empezar la bajada armados con frontales y minúsculas linternas de veo (manivela).

7 comentarios:

tortuga dijo...

En breve el croquis de el Diedro (más o menos) y de la vía por donde subieron la cordada de los realejos.

Anónimo dijo...

Joder, lo de ustedes sí que es motivación. Meterse ese curro entre pecho y espalda y luego al curro al día siguiente.Que no decaiga. Felicidades. Vergaaaaación.

Anónimo dijo...

Felicidades, ese es el espiritu.
Vamonos yaaa¡ pa´otro roque.

Alvaro dijo...

Tortugas.... sois unos fieras, Felicidades VERGATARIOOOOOOOOS¡¡¡

miguelón.com dijo...

Si si, pero la siguiente por la cara Sur de donde quieran.
Ahora ya me río del frío que pasamos, que no me dejo ni pensar en el bocadillo de tortilla, pero que no pudo arrancar de la cabeza la llegada de los cuatro tirones de cuerda y el saborcito del capuchino que nos esperaba.

Anónimo dijo...

Vamonos pa Ayacata, que ya está bien de frio.

Anónimo dijo...

Eso, eso, que por esas tierras hay buen chorizo de teror y vino de Santa Brígida. Y eso sin contar el cochinillo y otros manjares. Bueno, me voy a cenar que me ha entrado hambre.