jueves, 10 de febrero de 2011

Esperar, pero cuesta.

Lo conozco, es mío, sin embargo quisiera arrebatar el dolor que me ocasiona, lo miro y suspiro y sigo esperando que en breve se comporte y me devuelva la tranquilidad de cargar sobre él. Ahí está, lo miro a través del espejo como si así, a través de la piel pudiera adentrarme en él y resolver esa tensión que se oculta, el rostro gesticula, aún sigue pinchándome los músculos y los días se me trastocan, no sé en qué día estoy, hoy hubiera ido a escalar, ¡ah, sí! ¡es jueves! Vuelvo a prometerme cosas, estirar antes de empezar, sacarle partido a los ratos de pared, ser constante y persistir para que no sólo me toque un gomo, pero las semanas pasan y me sacuden para contar los meses que me quedan y no sé, alguien me dijo: “tienes que llegar fuerte como un toro” y la verdad, que con el tiempo “perdido”, tendré que hacer doble esfuerzo, constancia y motivación y arrancar esta lesión que me tiene al margen donde la roca me desconsuela y no llevo los pies de gato para no caer en la tentación.

Vuelvo a mirarlo, ese es mi hombro del que tantas veces me he colgado, del que sabe de cargar mochilas, de aguantar llantos, de manos sobre él, de ánimos, así que sigo adelante porque sé que pronto me hablará de nuevo de los buenos ratos pasados juntos, de volver a ser mi aliado cuando la pared me de escalofríos, saber que puedo tirar de él y sonreír sabiendo que estará al cien por cien, añadiendo la fuerza justa para proseguir.

DSC01726Pues sí, aquí ando, en reposo,

esperando,

como el corredor que espera la bocina de salida.

Tortuga

9 comentarios:

Alvaro dijo...

Permiteme unos consejillos:

Se como un iceberg, cuando la mayor parte de ti se encuentre hundida siempre habra una parte q salga a flote...

La paciencia es uno de los mejores caminos para alcanzar nuestros propositos.

Tal vez no puedas disfrutar algo que esperas porque como recompensa tendrás algo mejor.

Y la mejor de todas...

Con paciencia y vaselina, jodió el elefante a la hormiga...jejejeje

Al mal tiempo buena cara.
Un abrazote.

Anónimo dijo...

Soy yo, eso lo mejor es una cataplasma de grasa de camello y electroestimulación, es decir dos cables "pelaos" al hombro y por el otro lado a un enchufe. Tres descargas y ... mano de santo.
Recuperese

Anónimo dijo...

Tranki, tortuga. Yo paso continuamente por eso. Ayer subimos al roque Dos Hermanos , el del mar y hoy la pata va cambada pero este finde no me quedaré sin subir a Guajara. Hay lesiones que duran para toda la vida y ya uno aprende a convivir con ellas y con los momentos de bajona. Lo tuyo pasará.
Olvidate de los traumatologos tradicionales. a mi la ultima itis se me pasó con tres meses de reposo y acupuntura.
No te remuerdas por no escalar, haz normales, baja barrancos , haz pateos que siempre deseastes hacer y por el vicio de escalar no haces, mandate una invernal. Estarás activa y te olvidarás de la lesión. Aunque tengas que cambiar de colegas...que solo piensan en escalar.

Coje los piolos y vamonos parriba!!!

Anónimo dijo...

Ah. querida amiga. Bienvenida a la quinta del tullido. Las lesiones te obligan no solo a recuperar fuerzas sino a reflexionar y cultivar la paciencia. Si te esfuerzas en superarlas tus logros posteriores te sabrán el doble ( no solo cuenta cumplir el objetivo sino cómo se cumple o lo que te ha costado cumplirlo, o como diría el mono " no es valiente el que no tiene miedo sino el que lo afronta y lo vence"). Tú tranquila, poco a poco, con cariño, entrenamiento y paciencia llegarán al mandarino con la forma física y mental suficiente para comerte el reto. Animo y un escachón. Ahh, y menos romanticismo ehhh.
Machangos.

Anónimo dijo...

Cambia de colegas, que relajo es este aquí,¡ya! Olvídate, un poliplasto y pa´rriba

Anónimo dijo...

lo mejor es un mejunje de babas de caracol, una buena sudada, unos vasitos de vino, unas lapas negras, un poco de romanticismo y unos pateos con los colegas, ah un buen escachon.

tortuga dijo...

Gracias compañeros, así da gusto ¡¡ya no siento naaa!,je,je, sólo los escachones.

Tortuga

Historias de montaña dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Historias de montaña dijo...

Muy bonito Tortuga! :)
Me siento muy identificado de cuando en 2004 me quitaron un "trozo" de rodilla izquierda.

Ánimo!