jueves, 14 de julio de 2011

No se puede escalar sin música.

Uno de esos días de escalada, más concretamente en Anaga y más concretamente en las Animas no se porque, me acorde de este tema  que tarareaba y cantaba en lo más profundo de mi mente.

Cada pared, cada sitio, cada estilo, cada vía, tiene su canción. Su propia música y ésto por muy loco que parezca se la dedico a las Animas a ese gran gigante de piedra.

La canción es un clásico mexicano Malagueña Salerosa compuesta por Nicandro Castillo que cuenta, como buen clásico con innumerables versiones. Paco de Lucia por ejemplo,la borda.

El guitarrista es Roberto Rodriguez, el director de cine, y el grupo pues CHINGON.

Porque me gusta cantársela a las Animas cuando la miro de frente para que me deje subir por su lomo.

3 comentarios:

tortuga dijo...

También esta dedicada al Guacamole del "Rubio"

Anónimo dijo...

Pues no veas como toca la malagueña salerosa el drubio con un par de tekilas en el tanque, kjakjkajakj, Saludos!!!!

Anónimo dijo...

Men deja de fumar esa mierda yaaa