jueves, 8 de septiembre de 2011

Escaladores verticales, jardineros horizontales.

No sé si está en alza la jardinería horizontal, aunque viendo la base de muchas vías, creo que se extiende peligrosamente esta nueva moda de jardineros horizontales por nuestra tierra, también los hay verticales, pero de esos ya hablamos en otro momento.

Los jardineros horizontales son aquellas almas incansables que con gran empeño se dedican a poblar nuestros pies de vía y nuestros barrancos con especies traídas de fuera, algunas son conocidas, otras no tanto, arraigan rápidamente, no necesitan agua, ni luz del sol, no hacen fotosíntesis. Estas especies sólo necesitan a un escalador o acompañante sin escrúpulos, sin educación, carente de todo cariño o apego por el suelo que pisa. Cualidades muy fáciles de encontrar en los días que vivimos.

Por favor a todos ellos queremos decir que practiquen este hobby tan “noble” en el salón de vuestra casa, en vuestra cocina, en vuestro pasillo, dentro de vuestro coche.

Nadie necesita que plantéis en las vías que todos frecuentamos vuestras colillas, vuestras latas, vuestros papeles y envoltorios de todo tipo, los restos de esparadrapo no gustan y todo ello ocasiona perjuicios.

Hay zonas que parten el alma al mirarlas, todos esos desperdicios no desaparecen por combustión espontánea, al contrario permanecen hasta el fin de los tiempos y por norma general acaban reproduciéndose.

La diferencias se marcan en cosas como estas y esta es una tierra de suelo escaso. Si no cuidamos lo nuestro, nadie va a venir a cuidarlo por nosotros. Si no respetamos lo nuestro, es que no nos respetamos a nosotros mismos ni a los demás.

En cualquier tertulia donde se reúnan un grupo de escaladores siempre surge este tema todos están hartos de estos “jardineros de pacotilla” y casi siempre sale la temida frase “si no se conoce no se ensucia”. ¿Realmente queremos que se llegue a ese extremo?

La flora canaria es rica, variada y colorista, no plantéis nada porque eso estropeará al resto de especies que allí habitan, intenta dejar todo como estaba para que el siguiente que vaya a escalar pueda también disfrutar de un paraje limpio.

Hemos encontrado plantas de este tipo no sólo en los lugares más populares sino en algunos que no lo son tanto. Ahora mismo recuerdo un ejemplar de “latus sardinus” en el vivac de una vía clásica, por contar una, porque haber hay muchos ejemplos.

Estas letras no servirán de nada, pero bueno, hay que decirlo, guarros siempre habrá, erradicarlos es tarea de todos.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuanta razón tienes tortuga, solo tienes que ver como está de colillas el Parque de la Vega.

Lo que es cierto es que cada vez la gente se conciencia más pero como cada vez hay más gente hasta que se eduquen pasa un tiempo.

Todavia no logro entender como la gente es capaz de botar la colilla en los pies de via y dejar toallitas y klinex en cualquier rincón. Que cuesta llevarselo!!!!

Anónimo dijo...

Visto que la gente no nace educada y que esta labor cuesta mucho que deje sus frutos. ¿No seria más lógico no publicar nada?.

no se conoce = se visita menos = no se ensucia

resulta que lo que no se conoce no se ensucia. por lo tanto si no se ensucia es porque no hay que darlo a conocer.

tortuga dijo...

Opiniones interesantes las dos y ciertas ambas, aunque no comparta parte de ellas.
Lo de la Vega sÍ que es triste porque en él ya no se puede fumar y encima a dos metros del roco hay una papelera.

Lo de no publicar y así no se ensucia, puede que sea verdad, aunque también digo es mucha la gente que escala actualmente y cualquiera puede llegar y hacer lo que le de la gana, como no hay información, pues meter parabolt como y donde les salga. Yo personalmente he visto basura en el vivac de las Ánimas, poco frecuentado, he visto latas de sardinas en otro vivac en el Figueroa muchisimo menos frecuentado y a pie de vía donde los croquis solo estaban en poder de muy poca gente.
Creo que educar ya debe formar parte del espíritu de que realmente se siente montañero, no sé, tal vez me equivoque o seguro que me equivoco, pero lo de ocultar información no sé, no lo veo claro sinceramente.
El mensaje debe ser claro JEDIONDOS A TOMAR POR CULO.

Anónimo dijo...

Dudo yo que los escaladores suban latas al Figueroa. No habrás confundido escaladores con cazadores?.

Anónimo dijo...

cazadores y sobre todo pescadores también son unos guarros que dejan los cartuchos en cualquier lado y los pescadores puff como tienen esa costa.

Anónimo dijo...

Esos comentarios de no publicar=no ensuciar me parecen, sin ánimo de ofender, un poco cándidos. Me explico, están presuponiendo que sólo ensucian los nuevos escaladores, que los viejos, los de siempre están concienciados y no ensucian. Yo creo que lo que pasa con la basura en la vías no es más que un reflejo de nuestra sociedad, no hay más que pasear por la calle y ver cómo cualquiera,independientemente de la edad, tira colillas, papeles, envases y todo tipo de desperdicios al suelo sin más miramientos. Esto es así porque hay una falta de civismo generalizada. Publicar menos no va a suponer que los que conozcan las vías vayan a ser mejores personas, ni el publicar más que sólo vayan guarros a escalar. Si no se educa va a seguir existiendo este problema, y por lo que se ve en las noticias, lo de invertir en educación no está de moda, así que ya nos podemos ir preparando.

tortuga dijo...

Totalmente de acuerdo con el último cometario.
Siempre he entendido la escalada como un deporte (por llamarlo así) muy personal, donde las ansias de libertad o simplemente el punto de locura de unos y otros hacen que practiquen esta actividad no exenta de peligros.
Gran parte de la literatura relacionada que he leído deja entrever también ese cierto aire de locura,de libertad de gentes que se alejan de los cánones establecidos, creo que cercenar parte de eso es un poco ir en contra de una filosofía de vida, que ha sido construida década tras década gracias a las ansias de muchas que decían ¿y por qué no subir por ahí?

No sé, quizás soy un sentimental.
Debe ser eso.
Quizás no me expreso bien...

Soy yo.