jueves, 19 de julio de 2012

Ignoramos pero sentimos

Estos días vemos atónitos las imágenes que en nuestra retina se retienen, sentimos el dolorIFONCHE interno de ver árboles ardiendo, llegamos casi a percibir el olor a quemado. Buscamos información como locos en la red intentando tal vez apaciguar nuestro pesar.

Twitter, facebook , you tube y tantos y tantos lugares donde se vuelca información, fotografías videos, está claro que las cosas cambian y muy rápido. En casi nada nos hacemos cuasi-expertos en incendios e incluso manejamos vocabulario acorde con la catástrofe. Lo malo es que también hemos visto como mucha de esa información es errónea o simplemente falsa, fotos de lugares que no son, llamamientos a voluntarios que nadie ha requerido o peligro de nubes tóxicas inexistentes. Todo esto es también la red, donde separar el grano de la paja es casi tan difícil como encontrar una aguja en un pajar. Información perjudicial porque como mínimo entorpece y da una imagen distorsionada de lo que realmente pasa y como decimos aquí “como mínimo”.

Nos sentamos delante de la televisión para ver a los responsables desplegar gráficos y agradecer una y otra vez los servicios prestados, informándonos además de los protocolos y actuaciones que se llevan a cabo por los expertos pertinentes. Cosas entendemos, y otras entiendo que por desconocimiento no llegamos a comprender, desconocemos pautas a seguir con los medios existentes y cosas de este tipo.

Incluso alguna vez soltamos una media sonrisa sarcástica sobre todo cuando nos repiten hasta la saciedad que la prioridad son las personas. No nos imaginamos, la verdad, llamando a los servicios de rescate en alta montaña y justo cuando estén a nuestro lado decirle al rescatador ¡Por favor dejen las cuerdas y salven al compañero! Sería un absurdo.

Mucho monte se ha quemado, el fuego ha pintando de negro nuestro hábitat, ese al que acudimos para hacer deporte o por diversión o incluso cuando nuestros problemas son tan grandes que no caben dentro de nosotros acudimos muchas veces buscando el verde de las ramas y la brisa fresca que juguetea en los barrancos.

Algo ha fallado y si no es así algo habrá que cambiar porque los medios o protocolos no funcionan tan bien como creíamos. Si todo ha funcionado perfectamente, el día que falle algo la catástrofe será inevitable. Tal vez habría que plantearse el revisar los protocolos, actualizarlos tal vez, adaptarlos a la información que se recibe. Sinceramente lo desconocemos.

Por conocer, sólo sabíamos que había una alerta por temperatura, que las islas están secas porque ya no llueve como antes, que nuestros montes cual garganta piden agua, también sabíamos o sabemos que la pinocha no se evapora y que los cortafuegos no se limpian solos. Todos tenían claro que hay zonas de especial peligrosidad porque es imposible acceder a ellas. Quizás se necesiten más guardianes para un tesoro o tal vez prestar mayor atención a las zonas más peligrosas, no lo sabemos, pero que algo tiene que mejorar creemos que es fundamental, si no la próxima vez arderá hasta el mar.

Cada vez somos más y la vigilancia tiene que ser mayor, porque los desequilibrados,  los descuidos  o los imbéciles de “rastrojos” en tiempos de calor axfisiante  siempre estarán ahí, aumentarán y con ellos la peligrosidad que conlleva.

El monte es un niño que hay que cuidar, mimar, estar siempre pendiente de él. Todos somos sus madres y sus padres y todos debemos tratarlo como si fuese nuestro propio hijo, que lo es.

Debemos pensar en su futuro…

12 comentarios:

Misning dijo...

Gracias por la reflexión. Muchos granitos de arena hacen montañas; y montañas de conciencia y responsabilidad es lo que necesitamos en esta isla, donde como dices, cada vez somos mas en un territorio que no da mas de si. Limitadas son también muchas mentes de las que aquí habitan que no son capaces de comprender la importancia de nuestro patrimonio natural, tanto por aquellos cuya imprudencia hace estragos, como por los que se mueven por intereses detestables, o también por aquellos que teniendo la facultad, no priorizan en prevención y medios para evitar catástrofes de este tipo.
Ayudemos a cambiar conciencias, a divulgar el amor por nuestro entorno, a dar ejemplo con cada unos de nuestros gestos en la naturaleza, a alzar la voz si hace falta… Será nuestra mejor acción como” voluntarios” para preservar a largo plazo nuestro legado natural.

Un saludo

Cristina

Historias de montaña dijo...

:(

Anónimo dijo...

JUSSSHHHAAA!!! menudo blog ese de la reina de las fisuras gordas!!!

Anónimo dijo...

Oigan!!!!! tortugas!!! comenten que el fuego se apagó y queremos una semana movidaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

Tortuga dijo...

¡¡¡RUBIOOOOOOOOOOOOO!! NO TE ESCONDAS, QUE TE ECHAMOS DE MENOS, ASÍ QUE APARECE MACHANGO.
Hasta al perro se le echa de menos.

igor baquero dijo...

a la perra mas que al Rubiales

Anónimo dijo...

Rubio Rufián, prepara las cucharas y cuchillos para el tenderete del 4 de agosto, que hacen falta buenos chefs en el campo 4.
Sargento.

Anónimo dijo...

Cristina dejate ver el dia 4 por el campo4,,, saludos

Anónimo dijo...

Diossss se me había ido el baifo con lo del campo 4.... Tiro corriendo pal mercachona a pillar algo pa mañana en el Campo 4 Pool Party 2012... Trankilo señor sargento ke yo llevo las pastillas!!!

Rubio Rufian dijo...

Se me coló un anónimo sin darme cuenta... Soy yo y tal.... Abrazos pa todos y besitos sólo para la tortuga.

Anónimo dijo...

Rubio yo que,, quiero otro pero sin mariconadas

Anónimo dijo...

Que alguien avise a Cristina, Saludos.