martes, 28 de marzo de 2017

Ruta: Cruz del Carmen-Las Carboneras-Taborno-Afúr-Playa Tamadiste-Taganana-Afúr-Cruz del Carmen



Ruta: Cruz del Carmen-Las Carboneras-Taborno-Afúr-Playa Tamadiste-Taganana-Afúr-Cruz del Carmen
Duración: 11h30’
Dificultad: Alta
Recorrido: Circular
Kms totales: 29,89 kms

Desnivel: negativo 2.554 m, positivo 2.643 m. Total acumulados 5.197 m



Una vez más nos ponemos las botas para hacer un largo recorrido, con un buen desnivel entre los vericuetos que tiene Anaga.

 29,89 km totales
Amanece con frío, las manos aún están algo yertas, pero poco a poco van entrando en calor. El descenso hacia Las Carboneras se hace algo lento ya que el sendero está resbaladizo, por lo que hay que ir con cautela, ya que algún resbalón nos hace estar expectantes.



A medida que avanzamos el movimiento y “Lorenzo” va calentando nuestros cuerpesillos que avanzan con la incógnita del aguante, jeje.
El día es perfecto, el cielo despejado y de vez en cuando esa ligera brisa que agradece la piel. 




















Bajo el Roque Páez, nos encontramos con el pequeño pueblo de Afúr donde hacemos una breve parada para despedirnos de algunos de los compañeros que sólo llegan hasta la Ermita de San Pedro.


Nosotros proseguimos por el barranco de Afúr hacia la playa Tamadiste, donde comemos, que ya la barriga está croando.


Cogemos el desvío hacia Taganana y pa’arriba. Esta parte del recorrido me parece muy hermosa y placentera en el que puedes ir disfrutando del mar rompiendo contra las rocas. La postal que nos ofrecen los Roques de Las Ánimas, Roque de Enmedio y el Amogoje, nos lleva a términos de escalada, mientras los Roques de Dentro y de Afuera siguen anclados al mar.


Ya en Taganana, toca heladito y mentalización para la subida.

Los kilómetros andados ya van haciendo mella en mis torturadas rodillas que en la bajada han sufrido más de la cuenta, y mis piernas prefieren subida que bajada, cualquier desnivel en descenso se me hace un tormento. 

A algunos, aún les queda fuerza para hacer amagos de boulder, jeje.

Después de once horas y media de pateo, llegamos aunque derrotados, contentos por conseguirlo.


Como siempre el paisaje y los senderos de Anaga, dejan aromas de vida.


Tortuga.




No hay comentarios: