viernes, 7 de octubre de 2011

El sabor de una pared, Roque Negro, Anaga

Gracias al trabajo de unos pocos, otros podemos disfrutar  de algunas maravillas.

clip_image001

Entrada al “Diedro del Sanguino”, protegida  por una chapa. Al final del Diedro también hay otra que nos protege para salir a la reunión. En medio cacharrería variada. 35 metros. 6a.

clip_image002

 

 

 

Arrancando en “Diagnosis” 6a+,  salida protegida con chapa.  Esta vía  de dos largos esta semiequipada.

clip_image003

Segundo largo de “Diagnosis” 25 metros V. Muy bueno para iniciarse en la adherencia.  Como diría don Javier: No te salgas de lo negro.

clip_image004

clip_image005

clip_image006

clip_image007

El señor Tadeo arrancando en el “El lado oscuro” vía altamente recomendable, con tres largos de recorrido. 6c (aunque este punto como siempre y según Tadeo es discutible ¡ja ja! ) Adherencia, regletas y mucho más como diría algún presentador.

A la sombre del Sanguino se disfruta de tranquilidad, a la sombra del Sanguino se encuentra la paz, fresco en los días de calor. Cerca pero lejos, apta sólo para amantes de la montaña, el resto pues….

Y gracias a “esos pocos” que se mencionan al principio, seguimos disfrutando

La Rebuscona, Jaramillo, La Traspuesta, La Familia… y algunas más que esperamos repetir,  aunque para ello hay que entrenar y cuidarse los hombros, los codos…

La última reunión de todas las vías de Roque Negro es cerveza, garbanzas y costillas, como diría el filósofo ¡ esooo va a carrete, flacoo!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¡¡¡¡ATENCION!!!!

¡¡¡PELIGRO en la última Reu!!!

Sobre todo si nos toca conducir después.

Casa Francisca en la Cumbre.

Jua,jua,jua

Cuidense esas lesiones

tortuga dijo...

escalar pues... pero risas en Casa Francisca todas y más.

Anónimo dijo...

No todos tienen lesiones en que algun@s están listos para trepar allen de los mares.

Soy yo el lesionado. ¡bah

Anónimo dijo...

Eso, eso !!!

Vamos pal Bar!!!

Anónimo dijo...

Aprovechen ahora porque mañana llega el desquicie desde la Peninsula y se acabó la paz y la tranquilidad.