lunes, 31 de octubre de 2011

Tradición clásica. Dulce clásico.

Vas por el largo no se cuanto y te vuelve a dar una pájara así que tienes que parar a comer algo, concretamente la enésima barrita energética. La miras con odio, con desprecio… ¡otra barrita!

Las tradiciones están para conservarlas - bueno casi todas - así que mejor que una barrita energética es un buen taco de dulce membrillo casero.

Su elaboración es sencilla pero trabajosa aunque la recompensa merece la pena.

Necesitaremos membrillos evidentemente, limones y azúcar básicamente. También un buen caldero, una buena pala para revolver y el brazo que utilizas para bloquear. Una vez que tengas todo esto el resto es solo trabajo. CIMG2171

lo primero es  limpiar los membrillos, esto es pues … ¡eso! con un trapo se va limpiando cada  membrillo de pelusa, dejándolos limpios y brillantes.

 

En un caldero guisas los membrillos partidos en cuatro con agua y unos limones también partidos. Los dejas hervir hasta que estén blandos luego los apartas del agua y con una cuchara y un tenedor les vas quitando el corazón dejando solo la carne la cual hay que pasarla por un pasapuré. Una vez finalizada la primera parte llega el momento de añadirle el azúcar, la cantidad de azúcar es igual al volumen de membrillo obtenido, si tienes un caldero de “compota de membrillo” por llamarlo de alguna manera pues necesitarás un caldero de azúcar, ¡vamos la cosa esta clara! Luego simplemente se pone al fuego y se deja que hierva revolviendo sin parar, sin prisa pero sin pausa, para evitar que se nos pegue al caldero. Después de que comience a hervir tiene que estar al fuego dos horas. Veremos cómo va cambiando la densidad y el color, de un tono más claro a otro más oscuros. Cuando acabes esto y si te quedan brazos solo queda el verterlo en las hondillas y dejarlo enfriar.
 
CIMG2173 DSCN3575
DSCN3580 CIMG2183
 

Como ya se comentó sencillo pero trabajoso.

DSCN3581

Este es el  tono que va adquiriendo una vez comienza a hervir.  La cocción terminara cuando notemos que ya no se pega en los bordes del caldero.

Tener muy en cuenta que una vez hirviendo es muy “saltón” por lo que hay que tener mucho cuidado  pues quema y mucho.

DSCN3582

Debido al volumen de azúcar que se le añade su conservación no necesita de nada simplemente un lugar tranquilo donde dejarlo reposar y lo podremos tener largos períodos de tiempo guardado para luego consumir.

Si has guardado algún membrillo se puede hacer orejones  y además con el agua de guisarlos tenemos una mermelada gelatinosa de membrillo increíble.

Segurita contratado para custodiar tan preciado manjarCIMG2168

 

 

En cualquier reunión o vivac  se agradecerá acompañado de un pedazo de pan (blando o duro) o un taco de queso (igual que el pan blando o duro todo dependerá de los dientes de cada uno)

CIMG2178

Garantes de la  tradición que ahora ceden sus conocimientos para  que muchas de nuestras cosas no se pierdan en el olvido de la vida fácil y moderna.

Existió un tiempo donde esto no se hacia por tradición, sino por pura y llana necesidad. Sucedía cuando los dulces eran un lujo para unos pocos, cuando se compraba pan y se guardaba celosamente una semana en el lugar fresco de la casa y curiosamente no se ponía duro como un risco. Cuando se  aprovechaba todo y prácticamente no se tiraba  nada porque para todo había utilidad.

La tradición es parte de nuestra vida y como tal debemos protegerla. Gracias a ellas dos  por la parte que me toca.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

A ver si tienes la deferencia de llevarlo encima y poder degustarlo.

Aunque pa la tapia lo mejorcito que he probado ha sido la pelota de gofio del Flaco que degustamos en la cumbre del Fire.

Anónimo dijo...

Los tortugas ayer en Arico!!!

Haciendo deportiva!!!!


Proscritos....

Pinchen hoy la web de Desnivel que sale una noticia del Maraton de Arico

tortuga dijo...

Probando el codo y fue a desgana eh de hecho subimos fisurero (por si aca)

Anónimo dijo...

Joer, pues ese no es el mejor sitio para pobar un codo, mejor probar el pulpito de Antonio... je,je,je

Recuperese

Anónimo dijo...

Eso es bonito ¡ ¡ ¡ y hay que mantenerlo porque se está perdiendo ¡ ¡ ¡

El Matata